El presidente del Consejo Superior de Deportes y secretario de estado, Miguel Cardenal, mantuvo el miércoles una doble reunión con representantes de clubes andaluces en Sevilla y en Málaga para debatir dudas sobre la regularización laboral en el deporte, en la búsqueda del reconocimiento de los derechos de los trabajadores en el deporte (monitores, entrenadores, deportistas, preparadores físicos y otros). En ambas citas recogió las inquietudes de los clubes sin ánimo de lucro sobre las inspecciones de Trabajo a estas entidades y sus consecuencias.

Explicó que la delimitación entre clubes profesionales y entidades amateur comienza con fronteras como las que pone la ACB de baloncesto y la Liga Profesional. Ratificó la necesidad de regularizar la situación anómala detectada en todo tipo de clubes y disciplinas, mientras aconsejó expresamente a las entidades deportivas que conserven con rigor el archivo de gastos que justificaría ante Trabajo la relación de contrato de voluntariado con los clubes. En la sesión de Málaga se puso como ejemplo que un contrato de voluntariado de 1.000 euros difícilmente podría resistir la inspección porque esa cifra superaría la lógica habitual de gastos por servicios realizados.

En las reuniones, organizadas por la necesidad de recoger información de primera mano procedente del CSD, se aclararon que de momento las inspecciones en Andalucía se estaban produciendo por denuncias particulares entre los propios colaboradores de los clubes hacia las entidades, aunque los equipos son conscientes de que han de estar preparados para regularizar de inmediato la situación de todos sus colaboradores.

En una nota emitida por el CSD al respecto se expresa que Cardenal ha explicado las ventajas de dignificar la situación laboral de estas personas que, en palabras del presidente del CSD, “necesitan una protección jurídica acorde a la sociedad y a los tiempos actuales y que no permanezcan en la economía sumergida”.

Share This