En este segundo capítulo enfrentamos una de las ramas del derecho deportivo que más nos atraen a los que nos dedicamos a este sector, la DISCIPLINA DEPORTIVA. 

Un club de base gasta al año una media de 2.700 € en Sanciones Deportivas. La práctica deportiva está regulada por el Régimen disciplinario de cada especialidad deportiva con la Ley del Deporte como máximo exponente. Esta práctica conlleva el cumplimiento tanto de los Reglamentos como las Reglas de Juego además de los elementos como la lucha contra el dopaje o la discriminación racial.

Pero entrando en un paraíso o para qué sirve un Especialista en Derecho Deportivo, decir para qué las SANCIONES que lo impongan tanto para jugadores, directivos, entrenadores y entidades deportivas por el devenir de la competición. En primer lugar decir que un club de base gasta al año una media de 2.700 € en el pago de sanciones deportivas que cada sanción conlleva una multa económica, un gran volumen de deportistas aunque la sanción sea pequeña, se convierta en parte importante de los gastos de una club.

Es práctica habitual no recurrir las sanciones, con la frase manida “para qué lo voy a recurrir si no lo voy a ganar”. Nada más lejos de la realidad, en una provincia  con  200 clubes el número de principios de temporada no supera las 40 de las primeras jornadas y conforme avanza la competencia hasta multiplicar por 10.

Pero además, LOS PADRES,  JUGADORES Y ENTRENADORES PUEDEN RECURRIR SUS SANCIONES, si es que los clubes deciden no ejercer este derecho. Normalmente los clubes recurren siempre pero si no es el caso, la legislación permite a los PADRES como representantes de los jugadores si son menores o incluso a los mismo JUGADORES y ENTRENADORES pueden RECURRIR sus SANCIONES. 

Hemos perdido el sentimiento de no recurrir porque “no sirve de nada” y comenzamos a hacer justicia con nuestros derechos como deportistas y como personas. Los errores de apreciación de colegios así como la falta de diligencia o el error de interpretación de la norma por Colegiados y Comités, las acciones punibles por los jugadores o clubes y los niños que tienen que decirse tienen los brotes de violencia en el deporte.

Por todo ello, aconsejar a todos los clubes, jugadores, entrenadores y padres, se asesoren adecuadamente por un especialista en el Derecho Deportivo para que defienda sus derechos, recurriendo a sus sanciones y velar por el normal devenir de la competición.

Un saludo cordial.

Share This